Últimas noticias..

Las recetas de la UE para salir de la crisis y quiénes las defienden

En una cena informal —que servirá además de estreno de Hollande en Bruselas— los líderes discutirán las ideas que llevarán a la cumbre formal de finales de junio. Resumimos las diferentes recetas que se expondrán, así como quiénes son sus promotores y sus detractores.

Instaurar los eurobonos

Hay dos tipos, los 'eurobonos de proyecto' y los 'eurobonos' a secas (títulos de deuda europea común). Los primeros, suponen la emisión de deuda común para conseguir financiación de proyectos transfronterizos de construcción de infraestructuras en sectores como los transportes, la energía o las telecomunicaciones, a través del Banco Europeo de Inversión (BEI).
Los 'eurobonos' son la idea estrella del recién elegido presidente francés, François Hollande La emisión de deuda europea común serviría, según sus defensores, para facilitar la financiación a los países con más dificultades, cuya deuda soberana está en apuros, como la española o las de los países rescatados. Ha sido impulsada durante meses por la socialdemocracia, y ultimamente es la apuesta de François Hollande.
A favor: Los 'eurobonos' son la idea estrella del recién elegido presidente francés, François Hollande, en su plan de estímulo de las economías europeas. La apoyan Italia, España y las instituciones europeas. Cameron también los defiende como una "ayuda colectiva" que permita poner fin a la especulación sobre el futuro del euro. Según Barroso, los eurobonos de proyecto elevarían el capital del Banco Europeo de Inversión en 10.000 millones, lo que permitiría incrementar su capacidad de préstamo hasta 60.000 millones de euros durante los próximos tres años y conseguir inversiones por valor de 180.000 millones de euros. "Se trata de favorecer la inversión pública para que ésta desencadene la privada", ha declarado recientemente el político portugués. Merkel sí se ha mostrado a favor de "reforzar las posibilidades del Banco Europeo de Inversiones".
En contra: Alemania siempre ha sido contraria a mutualizar la deuda. Consideran que aumentaría el coste de la deuda soberana para Alemania, que a día de hoy paga mínimos por financiarse en los mercados. Junto a Berlín se alinean Holanda o Finlandia. Estos países temen que los Estados que más necesitan rebajar su déficit se relajen respecto las medidas de ajuste a tomar. Austria y algunas voces en Alemania condicionan los eurobonos a que exista "una disciplina fiscal creíble" de los Estados de la moneda única, algo que no ven factible hasta dentro de "dos o tres años" debido a las diferencias entre los distintos tipos de interés.

Más intevención del BCE

Surgen voces que piden que el Banco Central Europeo tenga un papel más activo en esta crisis, pudiendo prestar dinero directamente a los países miembros que se encuentran en dificultad o comprando deuda de los países para aliviar la presión sobre la deuda soberana. El BCE lleva ocho semanas sin utilizar el programa de compra de deuda pública que puso en marcha para aliviar la prima de riesgo de Irlanda y Portugal, primero, y de Italia y España, después.
España pide una intervención del Banco Central EuropeoA favor: España pide una intervención del Banco Central Europeo (BCE). El presidente del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, considera "urgente" y "prioritario" que la UE garantice la estabilidad financiera y demanda "decisiones" que puedan entrar en vigor en 24 horas. Los líderes de la UE respaldarán muy probablemente al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su llamamiento al Banco Central Europeo (BCE) para que intervenga en el mercado con el fin de reducir los costes de financiación de España y otros países como Italia.  El Consejo Europeo tiene previsto reclamar al termino de su reunión que se garantice la liquidez de las economías de la eurozona mientras los Estados miembros con problemas prosiguen con las reformas.
En contra: Alemania se opone con fiereza a un papel más activo del BCE. La inyección de dinero directamente a los estados ha representado en el pasado fuertes repuntes inflacionistas, defienden.

Fondo de rescates bancarios

Hoy por hoy, las reglas del fondo permanente de rescate solo permiten prestar dinero a los Estados miembros, que son los que luego pueden inyectar capital a los bancos. Para ello, el país en cuestión debe acordar con sus socios un programa de ajuste, en la línea de lo que hicieron Grecia, Irlanda y Portugal. Ahora se plantea el debate de si permitir que parte del fondo de rescate (500.000 millones de euros) vayan directamente a los bancos sin necesidad de pasar por el Estado miembro que los acoge ni de imponerle un plan de ajuste.
A favor: Hollande se mostró a favor de usar fondos europeos para recapitalizar los bancos españoles, que, según un estudio del Instituto Internacional de Finanzas (IIF), necesitarían una inyección de capital extra de entre 50.000 y 60.000 millones de euros.
En contra: La postura oficial de España y de las instituciones europeas es que el país podrá resolver por sí solo las dificultades y no recurrirá a sus socios comunitarios. Berlín también se muestra, en principio, contrario a este tipo de rescates parciales.

Reprogramar fondos estructurales

Se abordará la idea de llevar a cabo una reprogramación de fondos estructurales para que los Estados puedan asignar estos recursos a proyectos de fomento de empleo juvenil, desarrollo rural, economía verde o desarrollo tecnológico. España podría disponer de un 31% de los fondos europeos que le corresponden para el periodo que va de 2007 a 2013.
A favor: El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, pedía recientemente poder utilizar los fondos europeos no gastados para ayudar a reducir el desempleo juvenil en la UE. En el Consejo Europeo informal de 30 de enero de 2012, Barroso ya propuso a los Estados miembros reorientar los importes pendientes de asignación en el marco de los Fondos Estructurales de la UE para destinarlos a la ayuda a las pequeñas y medianas empresas y la lucha contra el desempleo juvenil.

El pacto de estabilidad fiscal de la UE

La estabilidad fiscal es la receta principal de Angela Merkel Es la receta principal del plan de la canciller alemana, Angela Merkel. Sigue la premisa de que los problemas de Europa solo pueden resolverse cuando los países altamente endeudados reduzcan sus déficits. Para ello se firmó el pacto de estabilidad que establece que los países de la Unión Europea deben mantener una política presupuestaria no deficitaria y, en la medida de lo posible, se debe buscar el superávit. Además, establece que aquellos países que superen el déficit público máximo, fijado en el 3% del PIB, serán sancionados.
A favor: Lo han firmado ya 25 países, de los 27; pero las quejas por lo constreñido de sus finanzas nacionales es constante en los países periféricos (Portugal, Irlanda, Italia o Grecia).
En contra: Hollande y la socialdemocracia europea apostaban por la flexibilización de los objetivos de déficit, para poder realizar precisamente más inversiones que supongan crecimiento. Angela Merkel ya ha advertido de que el pacto no admite cambios.

Apostar por reformas estructurales

Los defensores del pacto fiscal que promueve la austeridad consideran que hay que aplicar reformas y al mismo tiempo invertir en sectores concretos que generan crecimiento, como la investigación y la educación". Tal es el caso de Alemania o Austria. Por este motivo se sospecha que de la cumbre saldrá reforzado el pacto de estabilidad y un nuevo acuerdo con medidas concretas y a corto plazo para impulsar el crecimiento económico.

El futuro de Grecia ¿fuera del euro?

Grecia estará en la agenda de la reunión y los asistentes "abordarán todas las cuestiones, financiera, el sistema bancario, el crecimiento, la protección". Francia y Alemania, los dos bloques más encontrados en el seno de la UE, coinciden esta vez en mantener a Grecia en la Eurozona. La hipotética salida de Grecia del euro tendría efectos "brutales y catastróficos" para Francia, en palabras del nuevo primer ministro galo, Jean-Marc Ayrault.
Fuente: 20minutos.es

No hay comentarios

DEJA UN COMENTARIO