.

26 de abr. de 2012

Nueva Ley Orgánica del Trabajo para el año 2012

Sin duda alguna, el cambio de paradigma político –de capitalista a socialista- exige una nueva Ley Orgánica del Trabajo, en la República Bolivariana de Venezuela.
Después de 40 años de pacto puntofijista -durante los cuales se profundizaron las diferencias de clase y las injusticias sociales, expresadas en la explotación del hombre por el hombre (en todos los niveles); el incumplimiento de los compromisos contractuales, sobre todo en las áreas más críticas (educación y salud); el enturbiamiento y vicio de los sindicatos entreguistas, pactando con los patronos, y  la entrega incondicional del país a la banca internacional-, es fundamental transformar las relaciones laborales y replantear los beneficios de la clase trabajadora.
Un país que ha recuperado empresas -tradicionalmente al servicio de la propiedad privada y a la explotación desmesurada para beneficio de grupos económicos e individualidades, nacionales y transnacionales- y que ha creado nuevos modos de producción, requiere adecuar sus instituciones ante los inminentes e irreversibles cambios, a través de instrumentos jurídicos idóneos y eficaces.
Por eso resulta trascendental el anuncio hecho por el Presidente de la República, Hugo Chávez, en el sentido de redactar una nueva Ley Orgánica del Trabajo en lugar de una reforma (a la Ley Orgánica del Trabajo, del año 1997), a fin de pagar "la deuda que tiene la revolución con los trabajadores venezolanos".
"¿Ustedes me piden que la haga (una nueva Ley del Trabajo)? Hagámosla pues, hagamos una nueva ley del trabajo", dijo Chávez en un acto en el Polideportivo de Vargas.
"No vamos a sacar una ley debajo de la manga", dijo Chávez, quien agregó que la última Ley Orgánica del Trabajo fue una imposición del Fondo Monetario Internacional.
"Antes aquí había un gobierno arrodillado a la burguesía criolla y al imperialismo, hoy somos un gobierno independiente, somos un país independiente y nos vamos a dar una verdadera ley que sea además digna del proceso revolucionario de transición al socialismo que está viviendo Venezuela y en el cual la clase obrera tiene que jugar un papel fundamental", indicó el Presidente.
Propuso "un nuevo régimen para el derecho a prestaciones sociales, reconocido en el artículo 92 de la Constitución, el cual integrará el pago de este derecho de forma proporcional al tiempo de servicio y calculado de conformidad con el último salario devengado. ¡Más claro no canta ni un gallo mío”.
“Me comprometo a trabajar intensamente para que tengamos una nueva Ley para los trabajadores socialistas”, dijo.
Chávez señaló que el instrumento legal será aprobado en el marco de la Ley Habilitante. "Yo aspiro que la tengamos lista antes del 1° de mayo (de 2012)", agregando que "hay que sacarla antes de que finalice el ciclo de la ley habilitante y nada mejor que el primero de mayo para promulgarla", sentenció.
"El 1º de mayo sería una fecha ideal para promulgarla. Propongo que la terminemos antes de esa fecha, además, tomando en cuenta que la habilitante termina en junio, además, hay bastante debate que ya se ha adelantado”, agregó.
Medidas complementarias y urgentes
Entre otras medidas anunciadas por el Presidente Chávez, tenemos la cancelación de la deuda a los jubilados del sector público que aún no han recibido sus prestaciones sociales, admitiendo que existe una deuda con un número grande de jubilados a quienes se les debe las prestaciones, sobre todo en educación y en salud, así como en otros ministerios y organismos del Estado.
"Nosotros vamos a cancelar esta deuda a estos miles de trabajadores y trabajadoras que están jubilados y todavía no han recibido sus prestaciones sociales, para ello estamos revisando la experiencia anterior que fue muy positiva”, indicó.
"Vamos a hacer un decreto nombrando una comisión especial para este primer paso, lo cual yo quisiera que fuera en el marco de una ley habilitante especial que no tenga que ver con la Ley Orgánica del Trabajo, una ley especial para el pago de la deuda para empezar a pagarla en los próximos meses comenzando el año 2012, agregó.
"Nosotros la vamos a cancelar, la estrategia la estamos diseñando", destacó.
Este anuncio ha sido recibido con gran aceptación por parte de los trabajadores, quienes en muchos casos tienen más de una década sin que estos compromisos -inalienables- hayan sido honrados.
Así mismo, el Presidente Chávez señaló que la nueva Ley Orgánica del Trabajo debe tener el cálculo retroactivo de las prestaciones sociales en base al último salario de los trabajadores: "El régimen de prestaciones de la nueva Ley Orgánica del Trabajo debe tener un sistema acumulativo que reconozca la antigüedad del trabajador".
Propuso que también por la vía habilitante se cree un fondo de inversión y de pensiones, así como el lanzamiento de un Petrobono, que servirá para pagar la deuda de las prestaciones. El Presidente Chávez explicó que los jubilados podrán venderlo en el mercado de valores si necesitan dinero o también podrán intercambiarlo para participar en las empresas mixtas de explotación de crudo.
"Quiero que hagamos un fondo de pensiones, que está en la Constitución, para el nuevo sistema de prestaciones”, dijo.
Indicó que con el Fondo de Prestaciones se buscará que "cuando un trabajador se jubile, no se retarde ni un día el pago de prestaciones".
Conciencia sindical
El Presidente encabezó ayer el lanzamiento oficial de la Central Bolivariana de Trabajadores, como nueva fuerza de lucha de la clase obrera y pidió a sus delegados y dirigentes asumir los mayores niveles de conciencia sindical.
La Central Bolivariana de Trabajadores, respaldada por más de 5.000 delegados sindicales, se declaró como una organización política sindical y anticapitalista.
Dentro de su declaración de principios, el grupo de trabajo se comprometió a superar el individualismo, luchar por las mejoras laborales y fomentar la participación de la clase obrera en el proyecto político que encabeza el Jefe de Estado.
Asimismo, apoyarán la Gran Misión Vivienda Venezuela y la defensa, hasta las últimas consecuencias, de la Ley de Costos y Precios Justos. Otro de los objetivos es desarrollar la defensa integral del país, mediante el impulso de la milicia bolivariana en los centros productivos y laborales.
Durante el fin de semana, los delegados de la Central Bolivariana de Trabajadores iniciaron la recolección de firmas para respaldar la actuación de Chávez al frente de la ley. La meta es que antes del 1° de mayo de 2012 esté lista la ley, dado que en junio del próximo año vence la Ley Habilitante.
"El 1° de mayo promulgaremos la Ley del Trabajo, vamos a trabajar duro", dijo Chávez.
Posición De Escarrá
El Procurador General de la República, Carlos Escarrá, anunció el pasado viernes que el equipo de gobierno que se encarga de evaluar los cambios a ser implementados en la Ley Orgánica del Trabajo (LOT) -que el presidente Hugo Chávez prevé promulgar vía Ley Habilitante- adelanta también la normativa especial para traer de vuelta la retroactividad de las prestaciones sociales.
Indicó que antes de mayo de 2012 (para cuando  el primer mandatario dijo  este jueves que prevé aprobar  una nueva LOT) dicho instrumento será implementado para comenzar el pago retroactivo de las prestaciones.
“Hay un trabajo que debe culminar antes de mayo a los efectos de que el Presidente vía Habilitante dicte la ley, pero el mandatario nos planteó, en una temporalidad menor, dictar una ley especial sobre las prestaciones sociales de los trabajadores, que si bien va a ser reivindicada en la ley no se quiere que los trabajadores esperen hasta el 1° de mayo”, explicó el Procurador.
Debate conjunto
La modificación de la LOT, que suma 10 años de mora legislativa, pues la Constitución del 99 ordenó su cambio  al término del primer año de sesiones de la Asamblea Nacional (AN), según Escarrá no implicará la redacción de una nueva ley, como lo dijo el jefe de Estado, sino  una reforma.
“Sería una reforma integral de la Ley vigente, porque hay principios que sí se mantienen, que sí están dentro de las corrientes de pensamiento en las que creemos. Se va a regular el mismo hecho, se trata en todo momento de una reforma”, reiteró.
A su juicio, la  normativa vigente “le roba las prestaciones a los trabajadores”, por lo que tal como lo establece la Carta Magna se abordará la retroactividad de las prestaciones sociales, pero en principio, mediante una Ley especial.
Actualmente el régimen  prestacional se basa en el depósito de cinco días de sueldo promedio al mes en un fideicomiso, y según los debates dados hasta el momento en  la AN, se busca un método para el recálculo que sea comparable al existente hasta 1997, cuando este beneficio salarial se estimaba sobre el último salario devengado.
Debido a la trascendencia de la materia, Escarrá aseveró que Chávez “siempre ha sido muy respetuoso de la Constitución” y señaló que aunque el tema  será legislado vía poderes especiales el debate se va a dar incluso en la AN. Allí  advirtió que desde el gobierno “están claros” en que la oposición “quiere mantener una posición casi de servidumbre de la clase trabajadora, pero esos debates se van a dar”.
Opinión De Fedecámaras
El presidente de Fedecámaras, Jorge Botti, cree que después de la Constitución, este instrumento legal es el contrato social más importante del país y por lo tanto debe privar el diálogo. De esa forma rechazó la propuesta gubernamental de elaborar el referido texto legal vía Habilitante.
Botti recordó que para la elaboración de esta ley, es fundamental "que concurran los trabajadores a través de los sindicatos, la representación de los empresarios y el Estado como garante del bien común de todos los ciudadanos. En tal sentido, es lamentable que desde 1999, el diálogo social previsto en la Constitución y en los convenios internacionales (como el convenio 87 de la OIT) haya estado ausente. Esperamos que en esta oportunidad se retome el diálogo a fin de lograr la concertación”.
El asunto es que en el paradigma laboral capitalista no hay diferencia entre los intereses de Fedecámaras y los intereses de los líderes sindicales, de allí la corrupción y entreguismo de estos últimos entes y –por ende- de los legítimos derechos de los trabajadores a los patronos.
Botti también insistió en la importancia de resguardar el salario de los trabajadores, para lo que cree es fundamental combatir la inflación y devolverles la capacidad adquisitiva a los venezolanos. “Pero combatir la inflación no se logra a través de leyes controladoras como la Ley de Costos y Precios”, opinó. Reiteró que es necesario crear empleos en el país y que, para ello, Fedecámaras ha propuesto el Plan Progreso y Bienestar a través del cual planteó generar un millón de empleos en tres años.
Cómo les duele a estos capitalistas la Ley de Costos y Precios Justos, por eso inventan planes de “progreso y bienestar” muy a tono con el devaluado “capitalismo popular” que pretenden vender como una novísima receta de economía al alcance de todos.
Pero se van a quedar con los crespos hechos porque esta Nueva Ley Orgánica del Trabajo, o reforma laboral para el 2012, no la para nadie. Por primera vez en la historia de este país, un gobierno ha reconocido los legítimos derechos de seguridad social de los pensionados, e igualmente lo hará con los trabajadores activos y jubilados.
Fuente: ParéntesisCrítico
 

Recibe actualizaciones en tu correo

Traducir a otros idiomas

Histórico