Últimas noticias

Los venezolanos enviaron $289 millones en remesas desde EEUU en 2017



Oficialmente 321.000 venezolanos viven en Estados Unidos de manera legal pero se estima que más de 600.000 permanezcan en el país con otros estatus migratorio. En la última década, 2,3 millones de nacionales han emigrado a diversas latitudes producto de la conflictividad política y más recientemente de la crisis económica, que ha llevado a una contracción del 31% de la economía en los últimos cuatro años.

Aunque en los últimos dos años se ha exacerbado la escasez de alimentos, el desabastecimiento de medicamentos y el colapso sanitario del país causando una emergencia humanitaria, esto no ha sido lo peor que ha tenido que enfrentar Venezuela, este 2018 vivirá un nuevo escenario: la hiperinflación que ante la perdida del poder adquisitivo acelerará la migración constante en la región. Sin embargo, con el éxodo llegan las remesas al país de origen.

De acuerdo a estadísticas del Banco Mundial, en 2017 desde Estados Unidos se enviaron a Venezuela 289 millones de dólares, lo que daría un promedio de 24.000.000 dólares mensuales. Sin embargo, aunque las remesas de estos venezolanos y los otros que están en otras latitudes del mundo ayudaría económicamente a sus familiares no representa -como en la mayoría de países con alto flujo migratorio- un ingreso adicional para el país, producto del control de cambio que existe en el la nación caribeña desde 2003.

Las actuales restricciones sobre el manejo de moneda extranjera limitan su capacidad de circular libremente en Venezuela, de hecho existe una prohibición taxativa sobre la transferencia de divisas a cuentas de nacionales venezolanos del exterior al tipo de cambio actual de 3.345 bs por dólar, mientras que en el mercado paralelo por cada dólar se puede obtener 123.110 bs.

Las distorsiones del control de cambio en Venezuela incentivan a nacionales a cambiar las divisas fuera de los mercados regulares del país eludiendo así las restricciones que imponen para acceder a moneda internacional, e impidiendo que sea el Estado el que tenga la capacidad de administrar esas remesas. Ese dinero pasa directamente a los ingresos de cada familia receptora de dólares.
Cuatro décadas de controles y 20 años de envío de remesas constantes
Las estadísticas que reporta el Banco Mundial muestran que 1984 fue el primer año en el que ingresaron a Venezuela remesas provenientes de Estados Unidos, un año después del llamado “viernes negro“ en Caracas, época en la que se devaluó por primera vez el Bolívar y se creó el primer control de cambio del país. Esos ingresos fueron interrumpidos hasta 1989, a partir de ese año se hizo constante la entrada de dinero al país por medio de los envíos de los inmigrantes venezolanos.

Pero la cifra aumentó exponencialmente en la siguiente década, pasó de 4 millones de dólares en 1996 a 17 millones en 1997. Sin embargo, cuando el presidente Hugo Chávez instauró Cadivi -el tercer control de cambio que ha tenido el país y que aún se mantiene- se disparó el ingreso de las remesas en el país, y pasaron de 19 millones en 2002 a 208 millones en 2003.
Desde que se instauró el socialismo del siglo XXI han ingresado a Venezuela desde Estados Unidos 2.549 millones de dólares como remesas de los venezolanos que aquí habitan.
Este dinero que no ha podido ser capitalizadas por el Estado con impuestos ni ayudar a la economía nacional, como ocurre con otros países con migración, pero se han convertido en fuente de ayuda para los venezolanos, en medio de la crisis.
Latinoamérica envío 71.358 millones de dólares

Desde Estados Unidos se enviaron a todo el planeta 595.695,000 millones de dólares en remesas durante el 2017. India fue el país con mayor recepción de dinero con 65,380 millones de dólares (10,9%), le siguió China con 62.850 millones (10,5%), en tercer lugar se ubica Filipinas con 32.795 millones de dólares (5,5%), en cuarto lugar está México con 30.534 millones de dólares (5%), y Francia cierra el listado de los primeros cinco países con 24.519 millones de dólares (4%).

Latinoamérica, sin contar a Cuba cuyos datos no aparecen en la data del Banco Mundial recibió en conjunto 71.358 millones de dólares en remesas de sus nacionales que viven en EEUU, lo que representa 11,97% del total enviado.

México es indiscutiblemente el primer país de Latinoamericana por recepción de remesas desde EEUU, país donde viven más de 35 millones de mexicanos, quienes aún mantienen lazos con su país de origen. Los 30.534 millones de dólares enviados este año supera los ingresos petroleros de dicho país, que produce actualmente 1,9 millones de barriles diarios, cantidad similar a la de Venezuela.

Aunque la población migrante de venezolanos no se compara con la de los mexicanos, esta cifra evidencia cómo las remesas se pueden convertir en una fuente de ingresos y beneficios para el país de origen si las condiciones financieras así lo permiten.

Venezuela representa 0,04% de las remesas enviadas desde Estados Unidos en 2017, y solo supera en la región a Curazao que recibió 154 millones de dólares (0,02%), Uruguay con 120 millones de dólares (0,2%) Belice con 100 millones de dólares (0,01%), y Aruba con 8 millones de dólares (0,0013%).

Después de México, los países de la región que más remesas recibieron: Guatemala con 8,679 millones de dólares (1,4%), El Salvador con 6,067 millones de dólares (1%), República Dominicana con 5.696 millones de dólares (0,9%), Colombia con 5.535 millones de dólares (0,9%), Perú con 2,974 millones de dólares (0,49%), Ecuador con 2.719 millones de dólares (0,45%), Brasil con 2.660 millones de dólares (0,45%), Haití 2.462 millones de dólares (0,41%), Nicaragua con 1.410 millones de dólares (0,23%), Bolivia con 1.266 millones de dólares (0,21%), y Paraguay 685 millones de dólares (0,11%).

| diario las américas

No hay comentarios

DEJA UN COMENTARIO