Siria, Brexit y petróleo: lo que dejó la cumbre del G-20 en China

Los líderes de las 20 economías más grandes del mundo tuvieron su reunión anual, en esta ocasión en Hangzhou, China. Con el liderazgo del anfitrión, Xi Jinping, y el protagonismo de la canciller alemana, Angela Merkel y la debutante primera ministra británica, Theresa May, amén de la omnipresencia de Vladimir Putin y Barack Obama, el encuentro trató una agenda cargada que no dejó mayores novedades en materia política y económica.

Sin avances por Siria

Aunque las negociaciones entre Estados Unidos y Rusia en busca de un alto al fuego en el conflicto que afecta al país del Medio Oriente se dieron por fuera de los espacios oficiales de la cumbre, el aire en Hangzhou estuvo marcado por la guerra civil siria. Las tratativas, lideradas por John Kerry, secretario de Estado de Estados Unidos, y Sergei Lavrov, ministro de Relaciones Exteriores ruso, no tuvieron avances significativos.

Kerry afirmó que Estados Unidos mantiene “graves diferencias” con Rusia, “tanto en lo que respecta a quiénes apoyamos como al proceso que hace falta para conseguir la paz en Siria”. Además de la alineación de los rusos con el gobierno de Bashar Al-Assad, y de los estadounidenses con la “oposición moderada” representada por el Ejército Libre Sirio (FSA, por sus siglas en inglés), hay desacuerdos entre las dos potencias respecto a la inclusión o no del antiguo Frente Al-Nusra en el alto al fuego. Este grupo islamista radical era, hasta agosto, el representante sirio de Al-Qaeda; sin embargo, recientemente anunció su cambio de nombre por el de Frente Fateh Al-Sham y su desafiliación de la red fundada por Osama Bin Laden.

A la salida de su reunión con Barack Obama, Vladimir Putin aseguró, según la agencia Sputnik: “Creo que alcanzamos a comprender los problemas que enfrentamos; pero faltan por definir algunos aspectos técnicos. Si Kerry y Lavrov logran hacer eso, avanzaremos otro paso hacia la solución del problema sirio”. El presidente estadounidense, por su parte, no fue tan optimista: “Reducir las diferencias que hoy existen es una negociación muy difícil, y aún no hemos cerrado la brecha”, subrayó.

Se espera que las conversaciones bilaterales continúen más allá de los encuentros en China, con las expectativas por ambos lados de encontrar un acuerdo en el corto plazo.

El Brexit se presentó en sociedad

El debut de la nueva primera ministra británica, Theresa May, implicó también el inicio de las conversaciones con las países extra-Unión Europea de cara a la salida del Reino Unido de la entidad supranacional. En encuentros con Obama, Putin y Xi Jinping, la premier intentó transmitir tranquilidad de cara a los efectos económicos que podría tener el Brexit, previsto para 2018.

El mayor revés que sufrió May ocurrió antes del inicio oficial de la cumbre, cuando la Cancillería japonesa lanzó un comunicado en el cual amenazaba con mudar las empresas niponas instaladas en el Reino Unido a otro país de la UE, “si las leyes del bloque quedan sin aplicación”. Esta fue solo una muestra de uno de los mayores trastornos que enfrenta el país británico en el corto plazo, si busca mantener la política económica que tuvo cuando formaba parte del bloque: la negociación de nuevos Tratados de Libre Comercio (TLC) con las potencias mundiales, ya que los acuerdos que éstas mantienen con la Unión quedarán sin efecto.

A pesar de la preocupación británica, Barack Obama afirmó que no tiene planeado firmar un TLC con el Reino Unido antes del final de su mandato, en enero de 2017. Un pequeño golpe de atención para May, que sufre la descofianza de sus actuales socios de la UE, y no recibió un apoyo directo de su principal aliado político y comercial. La saga del Brexit, de cualquier manera, está apenas en sus primeros capítulos, y sus consecuencias, principalmente económicas, son todavía imprevisibles.

¿Sube el petróleo? Acuerdo entre Rusia y Arabia Saudita

Las agitadas jornadas de Vladimir Putin y Sergei Lavrov contaron también con una reunión bilateral con el príncipe heredero Muhammad, que representó al reino saudita en nombre de su tío, el rey Salman.

Las relaciones entre Riad y Moscú nunca han sido demasiado fluidas, teniendo en cuenta la cercanía que el gobierno de Putin ha tenido con Irán, rival regional de los sauditas. Pero la confluencia de intereses pesó más que los antiguos roces y ambos países acordaron congelar sus niveles de producción petrolera a fin de aumentar el precio del barril. Alexader Novak, minitro de Energía ruso, incluso afirmó que el país persa podría sumarse al congelamiento una vez que alcanzara el volumen de producción previo a las sanciones internacionales.

Tras el anuncio, los precios del crudo tuvieron un ligero aumento, en torno al 2%, tanto en Nueva York como en Londres.

Temer, tras la venia de los BRICS

Tras concretar el golpe institucional contra Dilma Rousseff, el ahora presidente de Brasil, Michel Temer, viajó a China con un objetivo claro: obtener legitimidad internacional a través de los socios del grupo conocido como BRICS, integrado por las nuevas potencias económicas mundiales: Rusia, India, China y Sudáfrica.

Aunque solo sostuvo un encuentro bilateral con el anfitrión, Xi Jinping, Temer fue recibido con diplomacia por todos los asistentes a la cumbre y no hubo referencias a las irregularidades en el impeachment contra Dilma ni a las acusaciones de corrupción contra el propio gabinete del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) al cual pertenece.

La “revolución” de Macri y el fin del “aislamiento”

El presidente argentino, por su parte, tuvo su primera experiencia en reuniones del G20. Más allá de la cómica difusión de un supuesto anuncio chino de la cumbre, en el cual se lo confundía con su padre Franco (de fluidos lazos empresariales con China), Macri fue a Hangzhou en desesperada búsqueda de inversiones, y centró su agenda en reuniones con destacados miembros de la clase empresarial china.

A la hora de los discursos, el líder de Cambiemos reafirmó el camino neoliberal asumido por su gobierno. Aseguró que operaron “cambios revolucionarios”, tras dejar atrás “años de populismo”. Además, afirmó que se había terminado “el aislamiento” de la Argentina respecto del mundo. Sorprendentes, seguramente, sus declaraciones para los líderes más veteranos del grupo, que ven a integrantes del gobierno nacional pasar ininterrupidamente por las cumbres desde 2009.

Nicolás Zyssholtz – @likasisol

No hay comentarios

DEJA UN COMENTARIO