Pensionados en el exterior desmienten a Faría: “Tengo más de un año sin cobrar”


Aunque el ministro de Comercio Exterior afirmó que se había regularizado el pago de los pensionados que viven fuera de Venezuela, muchos alegan que siguen sin cobrar desde hace al menos un año

“Tengo año y medio sin cobrar”. Así de sencillo refutó este lunes Marleni Castillo, una jubilada de 63 años extrabajadora de Sidor, y que reside en Bogotá desde hace nueve años, al ministro de Comercio Exterior e Inversión Internacional, Jesús Faría, quien aseguró que ya habían sido corregidos los retrasos en la liquidación de divisas a pensionados y jubilados en el exterior.

Desde la capital colombiana, Castillo contó a Contrapunto que todos los días revisa su correo para verificar si el Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex) otorgó los códigos necesarios para la liquidación de divisas, lo que permite que pueda hacerse efectivo, desde su cuenta en el país vecino, lo correspondiente a su pensión y jubilación.

“De 2014 para acá comenzaron a retrasarse en las aprobaciones. Antes, una solicitud podía aprobarse en 10 días hábiles, cuando mucho un mes. Pero luego empezaron a atrasarse”, refirió.

Hay dos tipos de pensionados fuera del país: si están en un Estado con convenio con Venezuela, piden a través del Consulado venezolano el traslado de su pensión con en el IVSS. Así, la asignación es depositada en un banco que forme parte del convenio con la República. Es el caso de España, Portugal, Italia, Chile y Ecuador, por ejemplo.

Donde no hay convenio, el trámite se realiza a través de Cencoex y requiere la utilización de un operador cambiario. Cada solicitud se gestiona semestralmente.

Castillo recuerda que esa solicitud que su representante en Venezuela introdujo en julio de 2015 aún no la ha cobrado. En marzo de este año, “Cencoex pasó todas las solicitudes, incluso las aprobadas, a análisis de nuevo y empezaron a aprobar menos dinero a algunas personas. A quienes les habían aprobado el máximo, 12 mil dólares por el semestre, se lo bajaban a ocho o nueve”, explicó.

Según Castillo, en abril y mayo, Cencoex autorizó algunas liquidaciones de divisas y se realizaron pagos, “pero no a todos sino a un grupito, como para que la gente se quedara tranquila”.

Finalmente, a ella le aprueban su solicitud correspondiente al segundo semestre de 2015 el 25 de abril pasado, pero aún no recibe la autorización.

Esto ocurre cuando Cencoex gira los códigos AAD (Autorización de Adquisición de Divisas) y ALD (Autorización de Liquidación de Divisas). En ese momento, el representante legal del pensionado lleva al operador cambiario la carta de prevención de legitimación de capitales. Deben tener disponible el monto en bolívares para la liquidación de las divisas y que se haga efectiva en el país de residencia del pensionado.

Ante sus reiteradas cartas -“le escribo a Cencoex todos los días”-, Castillo recibió una respuesta la semana pasada: Buenos Días. El Centro Nacional de Comercio Exterior (Cencoex) le informa que debe estar atento al cambio de estatus de su solicitud a través del portal de Cencoex. Le indicamos que se está trabajando en agilizar los tiempos de su decisión, por lo que rogamos disculpas por las molestias causadas.

“Presentamos un retraso bastante fuerte”


En enero, Cencoex deshabilitó la opción de Nuevas Solicitudes para pensionados y jubilados. Según Contreras, “la semana pasada apareció. Yo reviso todos los días y veo lo que dice el grupo de Facebook. Mi representante en Caracas pudo hacer las solicitudes de primer y segundo semestre de este año. Como a la hora y medio, eliminaron de nuevo la opción”.

Al llamar a atención al cliente de Cencoex, confirman que la opción “se habilitó, pero ya se volvió a deshabilitar”. El operador explica que “presentamos un retraso bastante fuerte. Hasta que no resolvamos eso, no se habilita nuevamente la opción. Debe estar pendiente”.

Desde Italcambio, que funge como un operador cambiario para pensionados, ratifican que en Cencoex no es posible acceder a la opción y “no se han pronunciado los entes gubernamentales sobre esto”.

En las sucursales de esta empresa reciben la documentación que acompaña la solicitud del envío de las pensiones, los primeros 45 días del semestre a gestionar.

En espera desde hace 8 meses

En España, un pensionado de 66 años, que prefirió mantener su nombre en anonimato, cuenta que hace ocho meses introdujo su solicitud en el Consulado de Venezuela para que trasladen su pensión a su nueva residencia. Aún no obtiene respuesta.

En su caso, por ser un país con convenio con Venezuela, no es necesario acudir a Cencoex, sino que debería recibir la pensión en el banco, una vez que sea aprobada por el IVSS.

“Mientras, mi hijo me tiene en su casa, y ahora está sin trabajo. En Venezuela tenía mi propio negocio, pero allí no sé si regreso vivo a mi casa por las noches”, cuenta a Contrapunto desde la nación ibérica. “La pensión no es un regalo. Todos pagamos las cotizaciones. Es un derecho”, enfatiza.

Versiones no oficiales apuntan a que fuera de Venezuela hay unos 10 mil pensionados y jubilados.

El convenio cambiario vigente en el país, de marzo de este año, incluye a este grupo en la llamada Divisa Protegida (Dipro), que tiene una tasa de cambio de 10 bolívares por dólar. Si el salario mínimo se ubica en 22.576,5 bolívares mensuales desde este 1º de septiembre, y por la Constitución las pensiones no pueden ser inferiores al ingreso mínimo, los pensionados venezolanos en el exterior deben recibir 2.257 dólares al mes desde este mes.

La providencia 19 de Cadivi, del 1º de abril de 2003, referida a estas remesas, establece que para su autorización el organismo “atenderá a la disponibilidad de divisas presentada por el Banco Central de Venezuela y a los lineamientos generales y políticas aprobadas por el Presidente de la República en Consejo de Ministros”.

No hay comentarios

DEJA UN COMENTARIO