Un país sin nombre, un gobierno en las sombras…

El volumen de la Fuga de Capitales y de las maniobras contables en PDVSA, entre otros aspectos todavía no dilucidados, es gigantesco. Las investigaciones hasta ahora hechas públicas, ofrecen una cantidad tan grande de datos para el análisis que es necesario desagregarlas, para comprender la dimensión del Desfalco operado.

No se trata de simples maniobras de corrupción. Estamos en presencia de un patrón mafioso de acumulación de capital. En este trabajo comparamos el desfalco con el ingreso que recibió el Estado como aporte petrolero para el presupuesto nacional.

Según se desprende de los estudio realizados por el equipo de investigación de Marea Socialista, el desfalco a la Nación por Fuga de Capitales sumados a las inconsistencias entre los ingresos y egresos en divisas de PDVSA entre 1998 y 2014, es superior al total del Ingreso Fiscal Petrolero (IFP) del país en MM$ 126.888.- en el mismo periodo.

Esto surge de realizar una comparación entre lo aportado en dólares como IFP y la suma de la Fuga de Capitales de que fue objeto el Estado Nacional, más las inconsistencias en los informes del manejo de los dólares por parte de la petrolera estatal.

Para explicarlo en términos más comprensibles para los lectores lo podemos decir de la siguiente manera: Se puede afirmar, sin temor a equivocarse, que durante el periodo estudiado (1998-2014) PDVSA financió el Presupuesto Nacional de dos países.

Uno, el que queda registrado en los números con los que se construye el Presupuesto de la República Bolivariana de Venezuela, al que la petrolera destino MM$ 348.743.-.

Y el otro, un país sin nombre, con un gobierno en las sombras, sin números públicos ni registros de ingresos y egresos. Sin presupuesto conocido. Un país que resultó ser más grande desde el punto de vista de su peso económico que la Venezuela bolivariana, al que fueron a parar, como si se tratara de un barril sin fondo, MM$ 475.631.- Dólares que fueron destinados a un presupuesto fantasma, cuyas inversiones y gastos se utilizaron, en realidad, para engrosar las cuentas y el patrimonio de mafias dedicadas a la acumulación privada de capital de manera ilegal o ilegitima a expensas de la Renta Petrolera.

Así se ha perdido el esfuerzo de nuestra tierra y nuestra gente por, al menos, una generación de venezolanos.

Sin embargo hay una forma de recuperar ese esfuerzo. Si se logra poner en pie un gran movimiento nacional por la realización de una Auditoría Pública y Ciudadana, se le podrá poner nombre a ese país, rostro a ese gobierno y a esas mafias que pretenden robar el futuro de nuestra gente. Se podrá luchar por recuperar lo desfalcado y castigar a los criminales.

-mareasocialista

* Carlos Carcione es Coordinador del Equipo de Investigación de Marea Socialista

No hay comentarios

DEJA UN COMENTARIO