En España hay una impunidad total a la hora de hablar de Venezuela

“Populismo”, “presos políticos”, “represión”, “colaboración con el terrorismo”, “dictadura”, “caudillo” son expresiones usadas por los medios para definir al Gobierno de Venezuela.

Se trata de denominaciones que ofrecen una visión “banalizada y amarillista” del Gobierno venezolano, según lo ha documentado el periodista Fernando Casado Gutiérrez (Córdoba, España) en su libro Antiperiodistas: confesiones de las agresiones mediáticas contra Venezuela (Akal).

Casado, que trabaja como profesor en el Instituto de Altos Estudios Nacionales de Ecuador y en
 la Maestría de Derecho Internacional Público de la
 Universidad Bolivariana de Venezuela, recoge en esta obra declaraciones de más de 70 periodistas de once periódicos de Estados Unidos, América Latina y de los tres principales diarios españoles: El País, El Mundo y el ABC.

El autor, a través de una revisión de las hemerotecas, ha realizado diversas entrevistas personales con los autores de esas informaciones, los cuales confiesan la distorsión de la información con el fin desprestigiar al Gobierno de Venezuela. El libro pone de manifiesto los secretos y vicios de la profesión periodística.

¿Cuál es la reacción que provocas cuando hablas de Venezuela en España?

En España se cuenta una realidad deformada, se magnifica lo negativo y se oculta lo positivo. La gente tiene un conocimiento sesgado de una sociedad venezolana que tiene cosas positivas que aquí no se conocen. Como este bombardeo desinformativo es continuo hay una concepción implantada como un dogma en el que Venezuela es un diablo. Aquí es imposible hablar bien de Venezuela, debido a esa visión homogénea creada por los medios que contribuyen a crear un pensamiento único.

¿Por qué es tan difícil ver un medio de comunicación que hable bien del Gobierno de Venezuela?

Se trata de un problema ideológico y económico. La Revolución Bolivariana pone en disputa el discurso liberal y la economía de mercado. Las empresas (privadas) hegemónicas del mercado defienden y profesan esa dominación del ideal liberal. Si alguien pone en duda la estructura del sistema en el que vivimos se convierte en un enemigo a batir. Las empresas mediáticas protegen sus intereses, se trata de un país que pone en duda su sistema, por eso es visto como un competidor, una amenaza.

¿Cuál es el objetivo de tu obra?

Poner de manifiesto que hay una manipulación evidente contra Venezuela. En este libro son los propios periodistas encargados de crear esa distorsión los que reconocen que lo hacen, se dan testimonios creíbles de que sí se manipula. Además, es una denuncia del mal periodismo con la intención de crear una referencia para desarrollar una mejor labor de este oficio.

¿Qué diferencia este trabajo de otras investigaciones y análisis sobre la desinformación de la prensa?

Es la primera vez que quienes son responsables de llevar a cabo la manipulación lo reconocen. Se trata de una obra incontestable, los responsables de construir esos estereotipos te cuentan cómo funciona esta manipulación. Tras leer el libro te das cuenta de cómo los medios manipulan y hacen llegar una realidad que no se ajusta al país. Son testimonios que desmantelan las imágenes preestablecidas.

¿A qué se refiere Bernardo Álvarez cuando habla de sound bites?

Los sound bites son palabras construidas por estos “periodistas”, son etiquetas que no tienen más explicación que la que se ha creado socialmente. Por ejemplo “chavismo”, con esta palabra echas por tierra cualquier teoría. Que se presenta un programa electoral que busca acabar con los desahucios, invertir en sanidad o educación, si te califican de chavista ya no puedes argumentar, porque la emotividad y la carga emocional que tiene ese sound bite han echado por tierra tu programa.

Según palabras tuyas, los periodistas son “responsables de crear los estereotipos existentes sobre el Gobierno venezolano”. ¿Son los periodistas una herramienta de desinformación?

Todos pertenecemos al sistema, a no ser que lo pongamos en disputa, lo que hacemos es reforzarlo. En el caso de los periodistas, en relación a las líneas editoriales tu no puedes ser independiente. Como decía Chomsky, si entras en un medio es porque tienes una convicción que compartes con ese medio, debes reforzar la línea editorial del medio y después te quedas porque refuerzas esa ideología. Si no lo haces, te echan.

Todos los periodistas independientes de la época de los 70 en El País, fueron reciclados a través de un ERE, periodistas muy buenos y con prestigio. Esto sucedió con aquellos que habían mostrado a lo largo de su carrera un mínimo disentimiento con la línea editorial, le sucedió a Maruja Torres, José Yoldi y otros muchos. Por el contrario, los que refuerzan la línea del medio, son ascendidos.

¿Manipula más la prensa española que la venezolana?

La prensa española privada manipula más. En Venezuela donde la mayoría de los medios de comunicación pertenecen al sector privado (más de un 80%), aunque tienen una línea ideológica contraria al gobierno, mantienen una decencia periodística que no tienen aquí. En España hay una impunidad total a la hora de hablar de Venezuela, el afectado por las informaciones no puede enfrentarse a lo que se dice sobre él. No va a venir Maduro desde Venezuela a España para denunciar una información falsa o injuriosa. Al no haber esa posibilidad, se manipula más, sin que pase nada.

En el epílogo del libro te centras en la cobertura del ABC al tratamiento informativo sobre la enfermedad de Chávez y calificas su labor como la de un blanqueador de información de la Agencia Central de Inteligencia…

Lo que este diario hizo en el caso del tratamiento de la enfermedad de Chávez es lo mismo que está haciendo ahora con la información sobre el Cártel de los Soles, vincula de forma directa el narcotráfico con el Gobierno venezolano. En mi libro explico el montaje que se da a una información interesada y proporcionada por los servicios de inteligencia estadounidenses, que este diario reproduce ocultando la fuente. El blanqueo definitivo se da cuando otros medios rebotan esa informaciones y sitúan como fuente al ABC, sin preocuparse de la veracidad o el origen, como hizo El Mundo. Además, en la obra se recoge la confesión de Ángel Expósito (en su momento director del ABC) quien reconoció que la CIA era la que les pasaba la información.

Hace unos días publicabas un artículo en el que hablas de víctimas dignas e indignas ¿La invisibilización de las partes responde a esta manipulación mediática?

Lo que no está en los medios no existe. Ocultar la información es una forma de manipular. El día 18 de marzo se publicaron en seis diarios españoles unas 21 notas sobre Venezuela, ninguna sobre la visita a Madrid de los familiares de las Víctimas de la Guarimba. Cuando se presentó el libro de Leopoldo López en su ausencia, se publicaron mas de tres docenas de notas sobre el evento. Se trata de víctimas dignas (para el sistema y los medios hegemónicos) que interesa magnificar. Luego están las otras víctimas, que además son las víctimas reales por las cuales Leopoldo está en la cárcel, éstas son ocultadas porque resultan un peligro para el sistema, por ello son consideras víctimas indignas y, por ende, ignoradas.

¿Cómo valoras el tratamiento recibido por los partidos de izquierda?

Entiendo que la nueva izquierda se desvincule de Venezuela, el estereotipo y el dogma es tan brutal que es normal que se quieran desprender de él. No tienen otra salida porque no encuentran la forma de explicar lo contrario. Si trataran de explicar cualquier tipo de relación saldrían más bombardeados de lo que ya lo están. Por ello, la opción de separarse es comprensible, en caso contrario, el sistema acabaría por destruirles.

- inciativadebate.org

No hay comentarios

DEJA UN COMENTARIO