Últimas noticias

Capitalismo contra Socialismo, comparación entre España y Venezuela



Aunque el Estado Español esté pasando por un malísimo momento, sus habitantes suelen pensar que se podría estar peor, como por ejemplo en Venezuela, donde piensan que hay una dictadura que oprime a los venezolanos en todos los aspectos de la vida.

Sin embargo muy poca gente sabe cuál es el índice de pobreza en España y cuál es en Venezuela, la diversidad ideológica en los medios de comunicación de cada país, las herramientas que tienen los ciudadanos para influir en los asuntos públicos o la situación de los servicios públicos en cada nación, entre otras cuestiones.

Existen datos fiables, objetivos de la situación de cada país y en esta noticia se pondrán frente a frente para mostrar lo que se consigue con el sistema capitalista y lo que se alcanza con su eterno enemigo, el socialismo.

Pobreza
La pobreza relativa en España, según Intermón Oxfam alcanza al 27% de la población. En Venezuela, según el venezolano Instituto Nacional de Estadística (INE) es del 17%. Los resultados del INE venezolano están respaldados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En España la pobreza ha ido aumentando desde que comenzó la crisis del sistema capitalista, debido a una política de recortes impulsada por los diferentes gobiernos del bipartidismo. En Venezuela la pobreza lleva bajando desde 1999. En ese año la mitad de los venezolanos eran pobres debido a que en ese momento en el país suramericano se estaban aplicando las mismas políticas de recortes que se ven hoy en el Estado Español.
La llegada de la Revolución Bolivariana cambió esas políticas consiguiendo bajar la tasa de pobreza incluso en un contexto como el actual, de crisis.

Vivienda
Mientras que en el Estado Español están siendo desahuciadas cientos de miles de familias, en Venezuela se ha puesto desde hace años una iniciativa gubernamental llamada "Gran Misión Vivienda Venezuela" por la cual se están construyendo casas y se entregan gratis o a precio de coste con facilidades de crédito de la Banca Pública dependiendo del nivel de ingresos del ciudadano que haya pedido la vivienda.

Esas casas que se construyen en Venezuela, están equipadas -sin coste para los que las adquieren- con electrodomésticos construidos en fábricas públicas gestionadas por los trabajadores que han ido surgiendo al calor del proceso revolucionario.

Estas viviendas suelen tener 75 metros cuadrados y están rodeadas de pequeños huertos para abastecer a los vecinos, de consultorios médicos y espacios de reunión comunitaria para la gente decida de manera vínculante sobre su barrio entre otras infraestructuras necesarias para desarrollar una vida digna y plena.
Puede observas algunos ejemplos de lo que sucede en venezuela con respecto a la vivienda haciendo click aquí y aquí.

Trabajo
En España, durante los últimos años, tanto bajo los gobiernos del PSOE como del PP, los trabajadores están viendo sus salarios bajar, observan como se aprueban reformas laborales que les quitan derechos para dárselos a los grandes empresarios. La tasa de desempleo en la nación ibérica supera el 26%.

En Venezuela la tasa de desempleo está por debajo del 7% y los contratos fijos alcanzan ya al 60% de la población activa. El salario mínimo sube dos veces al año y ya es el más alto de América Latina, estando, teniendo el cesta-ticket, cerca de los 3000 Bolívares Fuertes (BsF). La canasta básica en Venezuela -el dinero necesario para tener satisfechas las necesidades básicas- se ubica en los 1800 BsF.

La última ley el trabajo en Venezuela se redactó con la aportación de 19 000 asambleas de trabajadores hechas en todo el país. Esta ley, conocida como LOTT, recibió el respaldo de los sindicatos de clase y fue objeto de masivas manifestaciones de trabajadores para respaldarla. Mientras que la patronal cargó contra ella. Justo al contrario lo de que acontece en España.

La LOTT aumentó el tiempo de descando pre y post natal de las madres, fijando su inamovilidad en su trabajo. Rebaja la jornada laboral. Obliga a las empresas -públicas y privadas- a aumentar proporcionalmente el salario a sus trabajadores cuando aumenten sus beneficios y endurece las condiciones para despedir a los trabajadores entre otras otras cuestiones.

Medios de Comunicación
Los grandes medios de comunicación en España responden siempre a los mismos intereses, que no son otros que los de quienes los poseen, la burguesía. No hay ningún gran medio de comunicación que no sostenga el bipartidismo, que se oponga a las informaciones que perpetúan la idea de que el PP y el PSOE son diferentes, aunque en los últimos tiempos sea más difícil ocultar que, en realidad, son casi iguales y que sus diferencias residen en actos superficiales que no cambian la realidad en la que las grandes empresas accionistas de esos medios de comunicación se enriquecen a costa de explotar a la ciudadanía que consume sus informaciones.

Mientras tanto en Venezuela, el estado posee una pequeña parte de los medios de comunicación, la ciudadanía cuenta con medios comunitarios que emiten en frecuencias oficiales, al igual que la oposición. La derecha venezolana posee la mayoría de los medios de comunicación en ese país. El hecho de que el líder opositor venezolano, Capriles Radonsky, pertenezca a la familia dueña del emporio comunicativo mayor de Venezuela, Cadena Capriles, deberían hacer imposible negar que la oposición cuenta con enormes recursos comunicacionales.

Democracia
El pueblo español no ha podido participar en la redacción de las últimas normativas que le afectan en uno de los campos más importantes, el laboral. Ni siquiera han podido expresar en un referéndum si estaban de acuerdo o no.

Tampoco han podido derogar esas normas porque la única forma es con una ILP, la cual tiene que ser votada por los mismos diputados que la aprobaron.
En pueblo venezolano fue el que redactó, hace unos meses, la normativa que iba a regular sus vida laborales. En otras ocasiones los ciudadanos venezolanos han participado en la redacción de otras leyes importantes, incluso los venezolanos organizados en sus barrios hacen las funciones que en España llevan a cabo los políticos en las juntas de distrito.

Los ciudadanos españoles, una vez elegido a su representante, no pueden exigirle cuentas, ni mucho menos hacerle un referéndum antes de finalizar su periodo, aunque sea un corrupto. En Venezuela sí se puede. El mismo presidente Chávez se sometió a un referéndum revocatorio pedido por la oposición durante el año 2004.

Gonzalo Sánchez es escritor, su último libro es "Honduras, el sueño liberador convertido en pesadilla oprsora", y puede comprarse en formato digital aquí, en Tercera información.

No hay comentarios

DEJA UN COMENTARIO