Caracas, 18 febrero de 2014.-

Los espacios de Plaza Venezuela, en Caracas, comenzaron a llenarse de pueblo desde tempranas horas de la mañana de este martes, que con júbilo canta, baila y celebra la Revolución Bolivariana.

La mayoría son trabajadores de Petróleo de Venezuela (Pdvsa), acompañados por amas de casa, obreras y jóvenes.

Desde allí partirán en las próximas horas hasta el Palacio de Miraflores donde los trabajadores de la estatal petrolera entregarán su contrato colectivo al presidente de la República, Nicolás Maduro.

La alegría y júbilo es el común en esta concentración. Unos tambores suenan en una de las esquinas de la fuente, mientras un grupo de jóvenes llevan el son frente a ese grupo.

"Bueno, otra vez estamos con alegría, llenos de entusiasmo. Eso es lo que nos caracteriza", dice Yolanda Mendez, quien vino a acompañar a su esposo, quien tiene más de cinco años de servicio en Pdvsa.

Asimismo, Claudio Zambrano, habitante de la parroquia Sucre, dijo que acudió a esta nueva cita para decirle "un sí a la alegría y a la paz" y "un no a la violencia y a los violentos".

Claudio celebró la declaración de Caracas como zona de paz y libre de fascismo, anunciado así la tarde de ayer lunes por el alcalde Jorge Rodríguez.

"Muy bien", dijo, al recalcar que "los venezolanos, los que quieren al país, defienden la paz".

"Los violentos están de otro lado y obedecen a otros intereses. Y contra eso es que hoy marcharemos también", agregó.