República Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores

Comunicado
El gobierno de la República Bolivariana de Venezuela rechaza contundentemente las declaraciones del Secretario de Estado de los Estados Unidos, John Kerry, en tanto constituyen una maniobra más del gobierno de Washington por promover y legitimar los intentos de desestabilización de la democracia venezolana que han desatado grupos violentos en los últimos días.

El gobierno de Obama miente cuando pone en cuestionamiento la vigencia de los derechos humanos y las garantías democráticas en nuestro país. Las instituciones de la República Bolivariana de Venezuela, constituidas en un Estado de Derecho y de Justicia, garantizan el ejercicio de los derechos políticos a todos sus ciudadanos, en un marco de amplias libertades cívicas consagradas constitucionalmente.

El gobierno estadounidense miente cuando denuncia la detención de manifestantes pacíficos antigubernamentales.

El Estado venezolano ha actuado y lo seguirá haciendo contra las acciones violentas de grupúsculos de extrema derecha que conspiran peligrosamente contra las libertades democráticas, al atentar contra la vida de nuestros conciudadanos, contra su libertad de ejercer pacíficamente sus derechos, así como contra la propiedad pública y privada mediante actos vandálicos penados por la ley.

El Secretario de Estado John Kerry, en nombre de su gobierno, sale en defensa del dirigente violento Leopoldo López. El mundo debe saber que hay pruebas suficientes, de que los grupos que han originado la violencia de los últimos días, son liderados por el Señor Leopoldo López, contra quien se ha librado una orden de captura legal para ser puesto a la orden de las autoridades y no habrá fuerza ni chantaje alguno que detenga esta decisión de las autoridades venezolanas, necesaria para restituir la paz en nuestra Patria.

El gobierno de los Estados Unidos deberá asumir su responsabilidad ante el pueblo venezolano y ante el mundo, por permitir que instituciones e individuos estadounidenses, financien, legitimen y promuevan las acciones de personas y grupos que atentan violentamente contra la sociedad venezolana, y buscan torcer la voluntad democráticamente expresada por nuestro pueblo de construir soberanamente su destino en paz.

El pueblo y el gobierno venezolanos, de la mano con todas las instituciones del Estado y las organizaciones del poder popular, continuarán imperturbablemente ejerciendo todas las acciones que, en el marco de la Constitución, las leyes y los principios de una auténtica democracia popular, sean necesarios para garantizar el normal desenvolvimiento de la sociedad, y derrotar la agenda de violencia que promueve abiertamente el gobierno imperial de los Estados Unidos.
Llamamos a la más activa solidaridad de los gobiernos independientes y de los pueblos del mundo, contra esta grave intervención norteamericana.