Últimas noticias

Bloquean a Cubadebate en la sacrosanta Suiza


Tiempos kafkianos: el hombre bloqueado por una autoridad que no se revela

Por Norman Girvan
Sentado en mi habitación de hotel en Ginebra, hace par de semanas atrás, traté de acceder a mi sitio web personal para un documento que necesitaba. Imaginen mi sorpresa cuando el siguiente mensaje apareció en la pantalla de mi ordenador:
“El acceso a este sitio está restringido. Por favor, póngase en contacto con el administrador. (Político/ Grupos Activistas) (Si usted siente que este sitio ha sido clasificado incorrectamente, por favor visite aquí y envíe una petición.)”
Obedientemente di click “aquí”, esto me llevó a la página web de una organización que se hace llamar “Escudo Azul” (Blue Coat) que dice esto: “Solicitud de Revisión WebPulseSite. Al ingresar una dirección URL en el cuadro de abajo y hacer clic en “Compruebe cuenta”, usted está de acuerdo con los Términos y condiciones del sitio de “Escudo azul”.
“El propósito de la revisión del sitio es permitir a los clientes de Blue Coat revisar la clasificación actual de URL WebPulse y reportar sitios que ellos determinen mal categorizados. (Nota: Esta herramienta no realiza un completo análisis en tiempo real de los sitios maliciosos o archivos, aunque esté incluida en la solución completa de seguridad Escudo Azul.)”
Decidí declinar la “amable” oferta de Blue Coat. No estaba dispuesto a discutir un caso en nombre de mi propio sitio web para satisfacer a una organización de la que no sé nada (excepto que es una especie de auto-nombrado policía de Internet) para mantenerme borrado de una lista secreta elaborada a partir de secretos criterios. La palabra que me viene a la mente es “kafkiana”, de la célebre novela en la que el hombre está bloqueado por una autoridad que no se revela y está obligado a probar su inocencia ante un crimen que no ha sido revelado a él.
Me había encontrado con anterioridad el mismo mensaje al intentar acceder desde mi hotel al sitio web del Centro Internacional para el Comercio y el Desarrollo Sostenible, una muy bien conocida ONG de gran reputación radicada en Ginebra. Desde entonces, mi navegación por Internet se ha encontrado con varias otras organizaciones y sitios de ONG que mantienen a mi empresa en la lista de Blue Coat de acceso restringido “Grupos políticos / activistas”. Estos incluyen:
- Counterpunch.org
- Pambazuka.org;
- Lista EPA, Administración del sitio (de la que los mensajes de la EPA son moderados, y que está organizada por Pambazuka.org),
- 1804CaribVoices
- El Foro Mundial de las Alternativas
- Cuba CO OP (que “se ha de conectar a nuestros visitantes con los proveedores de viajes de aventura, Viajes África, viajes en avión y muchos otros servicios relacionados desde hace casi 10 años”
- Cubadebate
- PeaceJam. Org (“Un programa de educación internacional en torno a los principales premios Nobel de la Paz con el objetivo de inspirar a una nueva generación de constructores de paz que va a transformar”, etc).
- Página web personal de Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz 1980
- Página web personal de un colega también alojado en mi hotel, que es un funcionario de alto nivel en las Naciones Unidas
- Y ahora esto: el sitio web personal del Presidente de los Estados Unidos, BarackObama.com!
Mis investigaciones con el gerente del hotel confirmaron que sí, de hecho, el hotel sabe de las restricciones, y sí, se aplicó a petición del director del hotel – “para proteger a los clientes”, me dijeron, (presumiblemente de los mensajes peligrosos de ” grupos políticos / activistas “, que en realidad podrían ayudarles en sus reuniones de negociación celebradas en la sede de la OMC y la UNCTAD cercano), y sí, es un servicio al que se suscribe el hotel. No, no es nada personal contra mí o mi colega, a veces simplemente sucede, tal vez demasiadas categorías de restricción habían comprobado que el servicio estaba siendo ordenado, y sí, el hotel ha recibido quejas sobre esto antes.
Al final del día, sin embargo, no solo no fue restaurado el acceso a mi sitio web personal (al que sólo fui capaz de acceder desde el cercano UNCTAD HQ), pero bueno, http://www.1804caribvoices.org, al que había sido capaz de acceder la noche antes, ya no era accesible desde mi hotel también! Hmm… la cosa se complica … alguien evidentemente no tenía nada mejor que hacer con su tiempo que añadir sitios web utilizados por los clientes molestos a la lista restringida.
Hablando en serio, hay varios aspectos de esta experiencia que realmente me molestan. Me doy cuenta, por supuesto, que mi sitio web y los otros mencionados son probablemente accesibles a la mayoría de las personas, salvo a las que deben suscribirse al servicio Blue Coat. Lo que me preocupa es que:
(1) El hecho de que este servicio exista es una cosa para bloquear correos electrónicos no deseados y porno, pero por otro lado, me parece a mí, no es para que una organización mantenga una lista de restringidos “políticos / grupos Activistas” y la comercialización de este servicio a los clientes, sin el conocimiento de los grupos que se ven así clasificados, por no hablar de la divulgación de los criterios. Es evidente que las decisiones sobre la exclusión (y excepciones) son decisiones políticas.
(2) ¿Puede ser sólo una coincidencia que el servicio se aplique, y bien puede haber sido originado, en una ciudad que es la sede de la OMC, la UNCTAD y una serie de otras organizaciones intergubernamentales y las organizaciones no gubernamentales y que ha sido escenario de numerosas manifestaciones de “activistas “anti-globalización?
(3) ¿No es significativo que el servicio se aplica en un hotel que es muy utilizado por los delegados a las reuniones de la OMC y la UNCTAD y otras organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales? Se parece sospechosamente a un acto político, disfrazado como un servicio comercial, que tiene por objeto restringir el flujo de información crítica para los huéspedes del hotel de los grupos dedicados a la defensa de una u otra clase.
(4) Por último, y lo más preocupante- me pregunto- una vez que esta práctica se pone en uso, y se establece como normal, legal y legítima, si no tiene el potencial de ser utilizado más ampliamente, y en contra de una gama cada vez mayor de grupos y organizaciones involucradas en el activismo social y político en todas las partes del mundo. Es habitual que las empresas a intercambiar / compartir y comercializar sus listas de Internet y direcciones de correo electrónico (por ejemplo bancos y compañías de tarjetas de crédito). Entonces, ¿dónde se detiene todo esto? Una connotación inquietante de esta práctica es que “los grupos políticos / activistas” están marcados con el mismo pincel como organizaciones terroristas y el círculos de tráfico sexual, como pertenecientes al mismo tipo de grupos a los que el acceso sin restricciones no deben ser permitidos.
Tengo curiosidad por saber si alguien o una organización en la comunidad activista mundial ya ha tenido problemas de este tipo, si saben algo acerca de Blue Coat, la organización que ofrece este servicio (la elección del color en el nombre de la compañía es curioso, por decir lo menos), y lo que otros piensan sobre este asunto.
Sitios web de los “grupos políticos / activistas” restringidos por BlueCoat.com encontrados hasta ahora:
www.normangirvan.org
www.counterpunch.org
www.icstd.org
http://www.digplanet.com/wiki/Adolfo_P% C3% A9rez_Esquivel
http://www.peacejam.org/
http://lists.pambazuka.org/cgi-bin/mailman/admindb/c-epas
http://lists.pambazuka.org/
http://www.cubacoop.com/
http://www.forumdesalternatives.org/en/
http://www.cubadebate.cu
http://1804caribvoices.org
http://www.barackobama.com/

No hay comentarios

DEJA UN COMENTARIO