Latinoamérica y Europa, juntos y revueltos en un mismo confeti

PIE DE FOTO El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha sido el primer líder europeo en llegar a Chile para asistir a la I Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y la Unión Europea (UE). Un encuentro inédito que congregará este 26 y 27 de enero, a delegaciones de 60 países y 41 jefes de Estado de ambas regiones.

El presidente chileno Sebastián Piñera será el anfitrión de un confeti diplomático para todos los “gustos y colores”. Rajoy no sólo compartirá protagonismo con la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente francés, François Hollande, el colombiano, Juan Manuel Santos, su colega brasileña, Dilma Rousseff o el mexicano Enrique Peña Nieto, que hace su debut internacional.

A su vez lo hará con mandatarios con los que ha experimentado un “enfriamiento” de las relaciones. Tal es el caso de la presidenta de Argentina, Cristina Fernández y su par boliviano, Evo Morales, quienes fueron los protagonistas del mayor expolio contra el capital español en tierras suramericanas, como la expropiación en abril de 2012 de la petrolera YPF a Repsol y la nacionalización de la filial boliviana de Red Eléctrica el 1 mayo de 2012.

La asistencia Raúl Castro a la cumbre de Santiago es otra de las claves polémicas que encierra la cumbre. El máximo representante del politburó cubano supone un invitado incómodo para la UE, que desde 1996 mantiene una Posición Común con el régimen de La Habana, con el cual no posee relaciones comerciales y ni diplomáticas mientras dure la dictadura.

Pero la presencia del menor de los Castro no sólo centra la atención y la tensión de los Veintisiete. También ha abierto un debate político en el país anfitrión a raíz de la demanda de la Unión Demócrata Independiente (UDI), que exige al líder caribeño, que “coopere” con la justicia chilena para facilitar la extradición de los autores del asesinato en 1991 del senador y fundador de ese partido, Jaime Guzmán, considerado el ideólogo del “pinochetismo” y cuyos responsables se encuentran en la isla.

Pese a su carácter variopinto de la I Cumbre CELAC UE, tiene un propósito mucho más pragmático y prometedor: acercar a Europa con la comunidad interamericana.

El “marketing” latinoamericano
Los estados miembros de la CELAC quieren aprovechar este histórico encuentro para construir una nueva relación con los países de la UE, capitalizando el impulso que ha tenido el proceso de integración latinoamericana en los últimos años, a través de iniciativas como la Unasur o la Alianza del Pacífico.

De ser un receptor de la ayuda europea, América Latina es hoy un mercado estratégico en donde descansa cinco de las economías emergentes más potentes: Brasil, Chile, Colombia, Perú y México. 

No en vano el presidente chileno, Sebastián Piñera, ha manifestado su intención de que esta cumbre se convierta en un puente que permita establecer un mayor equilibrio comercial y diplomático entre sendos bloques.

El carácter excepcional del encuentro no sólo radica en que Latinoamérica participará con una sola voz para enviar el mensaje a Europa de que la bonanza económica está al “otro lado del Atlántico”. Si no que por primera vez se darán cita los tres poderes de los estados participantes, lo que supondrá una oportunidad para intercambiar y compartir experiencias en materia de gobierno, legislación y seguridad, entre otros.

Chávez el protagonista ausente
Aunque la mayoría de jefes de Estado y de gobierno confirmaron su asistencia, cuatro ausencias se harán notar dentro del eje latinoamericano. La de los presidentes de Paraguay, Federico Franco, el del El Salvador, Mauricio Funes su homólogo ecuatoriano, Rafael Correa, y el mandatario venezolano, Hugo Chávez

Sobre este último recae parte del protagonismo de la cumbre de Santiago de Chile, a raíz de los rumores que ha desencadenado la prolongada ausencia del gobernante de los focos a causa de una recurrencia del cáncer que se le diagnosticó en 2011 y cuya naturaleza se desconoce.

A pensar de que irán en su representación el vicepresidente Nicolás Maduro y el nuevo ministro de Exteriores, Elías Jaua, los interrogantes sobre el líder suramericano siguen en el aire y a quien los organizadores del encuentro tienen previsto rendirle un homenaje, junto a los exmandatarios de Brasil y México, Luiz Inácio Lula da Silva y Felipe Calderón, por ser considerados los artífices de la CELAC, nacida en diciembre de 2011 en Caracas, como una alternativa paralela a la OEA.

El Imparcial

No hay comentarios

DEJA UN COMENTARIO