Últimas noticias

Oleada de ovnis incentiva a identificar el fenómeno

La oleada de ovnis en detectada, fotografiada y  filmada por distintas personas de la región desde principios de 2012, ocupa a los investigadores de Visión Ovni, quienes se abocan a la búsqueda de testimonios y evidencias. “Hace tiempo que la región se ha convertido en el epicentro de una intensa oleada de avistamientos”, confirmó a AIM la integrante de la organización Andrea Pérez Simondini, quien efectuó la crónica “de apasionantes jornadas de emoción y descubrimientos”.


Los ovnis trepan al cielo desde la isla, en Victoria.
En diálogo con esta Agencia, Pérez Simondini afirmó que 2012 empezó “con todo. En días del mes de enero, nos enteramos de la aparición de luces en la zona de la Laguna del Pescado, en Victoria”.
La investigadora evocó que ya en diciembre de 2011, “nos encontramos con hechos de gran impacto, como la aparición de una huella en esa zona de Victoria, motivo por el cual, efectuamos  una jornada de avistamiento en un campo, justo frente a la mítica laguna”.
Ese “Alerta ovni”, que convocó a más de 500 personas en la zona de La Posada de La Lechuza, “fue fructífero”, dijo Pérez Simondini, quien valoró los testimonios de estancieros de la zona que relataban una y otra vez la aparición de casos, como el de la esposa del doctor André. “Ella estaba con su marido en la estancia, a orillas de la Laguna del Pescado, y mientras dormían, se vio sorprendida por una potente luz que venía del exterior. Se levantó para ver que la originaba y desde el baño apreció que venía de arriba de la casa.
Presa del susto, intentó despertar a su esposo sin suerte, justo cuando todos los electrodomésticos se encendieron al mismo tiempo, generando pánico en la mujer”.

El circulo en Las Perdices: ¿un ovni aterrizó?
Ya al amanecer, fue con su marido al parque para observar si encontraban evidencia de lo sucedido: “grande fue su sorpresa cuando encontraron una huella circular en el pasto y parte del follaje superior de los árboles totalmente deshidratado”.
Las huellas: ¿pruebas irrefutables?
Los investigadores saben  que las marcas circulares, en particular aquellas precedidas por el avistamiento de luces en el lugar, son de gran interés investigativo, ya  que se convierten en uno de los pocos factores físico evidentes del fenómeno en sí. “Entre noviembre y diciembre aparecieron las primeras huellas ovales en esta zona, descubiertas por el investigador de Visión Ovni Raúl Benítez, corresponsal en la zona de Laguna del Pescado. Sin embargo, lo más interesante de esta marca fue que días anteriores se habían registrado  luces de color rojo sobrevolando la zona”, aclaró.
Andrea precisó que así llegaron a 2012 “con múltiples denuncias de todas partes de la localidad de Victoria y el interior de la provincia de Entre Ríos, sumados a los relatos de testigos de Rosario. Estas observaciones son muy interesantes, ya que permiten circunscribir el fenómeno lumínico con mayor precisión”.

Las naves en la ascención, rodeadas por esferas.
Pero como la recurrencia en la búsqueda trae su recompensa, en una de las jornadas, el 6 de abril,  varios de los integrantes de Visión Ovni (Ricardo Montemurro, Karina Garro, Andrea Pérez Simondini (Buenos Aires), Walter Taulada, Pablo Puchet y Silvia Pérez Simondini (Victoria), fueron testigos de la evolución de dos luces increíbles, que ascendieron en vuelo pausado y ascendente hasta cruzarse en la altura, desapareciendo en el espacio. “Walter, el fotógrafo del equipo, con un temple envidiable, logró dos excelentes tomas del fenómeno lumínico aéreo”, recordó Andrea y manifestó: “cuando comenzó la observación, parecía como si fueran dos estrellas asomando por el horizonte, en un lugar donde nunca hubo astros; pero después de unos segundos empezaron a mostrar su vuelo en forma contundente. Nunca habíamos visto algo así en todos estos años”. (Ver nota http://www.aimdigital.com.ar/aim/2012/04/04/impactante-observacion-de-dos-ovnis-en-victoria/)
Un testimonio de Rosario
Pérez Simondini afirmó que no habían superado el asombro ante esa experiencia, cuando llegó un testimonio de una rosarina llamada Georgina,  con fotografía captadas el 6 de abril.
Según explicó, Georgina dejó el siguiente comentario: “soy de Rosario, zona norte. Hoy (por 6 de Abril) 18:13 avistamos con una amiga dos luces blancas en el cielo, que seguían paralelas. No eran aviones porque es imposible que vuelen juntos y no dejaban ni estela ni se escuchaba ruido. En un momento quedaron detenidas y apareció de la nada otra luz blanca con una roja más abajo, parecía como que lo llevaba a cuestas. Las dos luces primeras se alejaron hacia arriba y la roja y blanca poco a poco se fue retirando. Fue increíble, mi amiga le sacó fotos. Me gustaría saber dónde puedo reportar lo que vimos”.
Ante este testimonio, Pérez Simondini contactó a la testigo, pidiéndole el material fotográfico y ampliación del relato, cosa que consiguió.
La investigadora destacó que “las evidencias sobre avistamientos de ovnis cada vez con mayor frecuencia, hasta ahora sin explicación, nos incentivan a tratar de identificar el fenómeno. “Con el acceso a la tecnología, todos tienen un celular o una cámara fotográfica que les permite realizar registros de buena calidad. Entonces, cuando alguien ve algo, lo primero que atina es a fotografiar lo que vio”.
A los bifes
Es posible que todos hayamos visto un ovni alguna vez y que hayamos hecho cualquier atribución sin preocuparnos más, pero también que el hecho nos haya conmovido pero no lo hayamos dado a conocer por miedo el ridículo, ya que los que dicen “ver cosas” nunca han tenido buena fama. Al menos nuestra sociedad pretende que se vea sólo lo socialmente reconocido, es decir, aquello en que todos puedan acordar sin discusiones porque entra en el sentido común prevaleciente.
Un gaucho podía ver luces fantasmales, sombras y bultos que se menean sin ser considerado mentiroso ni loco, la única condición era no revelar miedo; pero otro es el caso de un moderno habitante de las ciudades, donde al menos nominalmente se acepta la racionalidad científica burguesa. Y aunque semejante racionalidad nos caiga lejos, sabemos que no conviene desafiar el ridículo. Por eso, tal vez, subsiste el temor a contar que alguna vez presenciamos algún avistaje.

Fuente:  | AIM Digital
Vivir en Deudocracia
Varios Autores
21-05-2012

No hay comentarios

DEJA UN COMENTARIO