Últimas noticias

Rajoy el azote de España


Tiene que ser muy duro haber estado años acosando a un gobierno por incompetente, desastroso, incapaz y contrario a los intereses nacionales en todos los terrenos y encontrarse a los cuatro meses de formar uno propio que no es mejor sino bastante peor que el criticado.

Es, sin duda, muy amargo haberse pasado años presentándose como el hombre de las soluciones, con un plan de éxito, auxiliado por un equipo milagroso que restauraría la confianza general en el país y lo pondría en la senda de la recuperación y que se evidencie que las tales soluciones no existen o, si lo hacen, son peores que las del adversario, perjudican a la población propia y no solo no suscitan las felices consecuencias esperadas sino las contrarias.

La impericia de Zapatero, su irresponsabilidad, superficialidad y permanente recurso a la improvisación, se decía, pusieron a España al borde de la quiebra, a punto de ser intervenida, como Grecia, Portugal e Irlanda, con las que se la comparaba permanente y maliciosamente. Pero su sustituto la tiene en una situación mucho peor, más amenazada, habiendo superado los máximos de riesgo de Zapatero, con la confianza internacional por los suelos y el sistema financiero descalificado, hecho unos zorros y a punto de ser intervenido por la autoridad europea.

Quien no dio un minuto de tregua a Zapatero, ni le ofreció apoyo alguno, quien torpedeó todas sus iniciativas con intención de salvaguardar el país excepto aquella de reformar la Constitución que Zapatero tomó a regañadientes en contra de sus convicciones, se encuentra ahora ante la cruda realidad de que su gestión ha sido mucho más catastrófica. A pesar de haber tomado las más drásticas decisiones que el extranjero le exigió, Rajoy descubre que el resultado es mucho peor que el del gobierno anterior.

El nuevo del PP tiene el raro mérito de haber hundido el país aun más en la recesión, camino de la depresión, haber destruido el cuarto banco y, por extensión, el conjunto del sistema financiero. Y eso que, a diferencia de lo que sucedió con el gobierno anterior, este no ha tenido que luchar en los dos frentes, el exterior y el interior con una oposición hostil e intransigente sino que, al contrario, ha encontrado una colaboradora y dispuesta a apoyar.

El fenomenal batacazo del gobierno abarca los terrenos económico, social y moral. Solo le resta el político, blindado en su mayoría absoluta. En lo demás, ha empobrecido a la población con recortes, sisas y mermas de todo tipo; ha incrementado la polarización y la inestabilidad social con su reforma laboral y su eliminación de los servicios sociales que mitigaban la suerte de los más desfavorecidos; ha mentido en todos y cada uno de los puntos de su programa como reconocen sus miembros, empezando por su presidente.

Y lo peor es que ese batacazo se lo ha dado, no por las fuerzas ciegas del exterior, sino por su vengativa obcecación y su deseo de aniquilar al PSOE, que lo llevó a retrasar las medidas que sin embargo preconizaba como urgentes, con el objetivo, ruin en las circunstancias, de ganar las elecciones en Andalucía. Esto es, el batacazo es debido a la propia e incompetente gestión que ha sacrificado descaradamente los intereses del país a los del partido en su lucha contra el PSOE. En estas condiciones, que tenga el flanco político blindado, lejos de ser una fortuna para el país, es una desgracia.

Todo eso, en efecto, debe de ser muy amargo. Muy amargo haber humillado a los socialistas por incoherentes y pedigüeños en Europa para encontrarse uno mendigando de la forma más innoble. La experiencia suele ser amarga. Y, si esta situación sirviera para que la derecha española comprendiera que la democracia es un sistema de reglas civilizadas, de diálogo, de consenso y de respeto al adversario, quizá cupiera darla por buena y hasta compartirla en función de un presumible patriotismo común.

Pero a la vista de las escasas e inconexas explicaciones hasta la fecha, dadas por un gobierno convencido de estar en lo justo, rodeado de enemigos jurados, probablemente antiespañoles, en el exterior y en el interior, no hay muchas esperanzas de que se produzca aquel aprendizaje. La dialéctica schmittiana de amigo-enemigo aplicada por la derecha, la lleva a un egregio aislamiento cuya última consecuencia solo puede ser que deberá cargar con toda la responsabilidad de la catástrofe que se avecina. Es la consecuencia del sostenella y no enmendalla propio de la mentalidad autoritaria, el azote de España.

No hay comentarios

DEJA UN COMENTARIO