Header Ads

ESPACIO RESERVADO

El día que Europa rozó la catástrofe

Jueves 11 de febrero, 10.30 de la mañana. Un discreto Herman Van Rompuy se estrena como presidente de la UE en una cumbre agitada por la tragedia griega, la crisis fiscal que se extiende como un virus potencialmente mortífero por el sur de Europa, desde Atenas a Lisboa. Van Rompuy, según la reconstrucción elaborada por EL PAÍS, se ha visto obligado a retrasar unas horas -con la excusa de la tremenda nevada que cubre Bruselas- la reunión de Jefes de Estado de los Veintisiete: los mercados dan por buenas las informaciones que hablan de un acuerdo para rescatar a Grecia y a cualquier otro país con problemas, pero en realidad no hay tal pacto. No hay apenas nada: tan sólo declaraciones de buena voluntad política. Cuando hay que materializarlas, reaparecen las habituales querellas paneuropeas: Alemania, el país con los bolsillos más llenos, lleva meses resistiéndose a diseñar un mecanismo anticrisis que suponga "gastar para solucionar el problema de los pillos", en palabras de la canciller Angela Merkel.

Van Rompuy es consciente de que sin el pacto los mercados caerán sin misericordia sobre Grecia, Portugal y España, en un ataque potencialmente desastroso para la eurozona en su conjunto, y convoca una reunión de urgencia con Merkel, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y el líder griego, George Papandreu, a la que luego se unen el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, y el de la Comisión, José Manuel Durão Barroso. En poco más de dos horas fuerza una solución in extremis, histórica y a la vez decepcionante. Ésa suele ser la divisa de Bruselas.

La eurozona dice a las claras, por primera vez, que no va a dejar caer a ningún país, y al menos eso sirve para mantener la calma en los mercados: los especuladores han plegado velas tras varias semanas de ataque feroz, tras convencerse de que el pacto estaba cocinado, listo para servir. La Unión logra así un acuerdo de mínimos y a la vez se ahorra todo tipo de detalles acerca del rescate: es sólo una solución transitoria, una declaración de intenciones, un arma de disuasión. No hay dinero, ni siquiera se ha articulado un mecanismo, nadie sabe cómo se va a armar el salvamento griego si al final fuera necesario apoyar a Grecia o a cualquier otro país, algo que los expertos consideran probable si la crisis se alarga.

Se ha criticado la vaguedad del pacto, pero la realidad es otra: "Habría sido una catástrofe no alcanzar un acuerdo sobre Grecia", asegura uno de los seis asistentes a esa reunión decisiva -que pone punto y seguido a la primera gran crisis del euro desde su creación, en 1999-. La crisis de deuda europea empieza a trazar así claros paralelismos con la crisis subprime y el plan aprobado por EE UU para salvar a la banca en 2008. "Íbamos al descalabro total", explicó en su día George Bush para argumentar la necesidad de aprobar el plan de rescate multimillonario a la banca. Se ha dado el primer paso para evitar el desastre, viene a decir ahora la Unión, aunque esta vez no sean los bancos sino los Estados quienes pueden necesitar ser salvados de la quema.

Europa se ha movido con extremo sigilo para lograr ese acuerdo, pero también con la habitual esclerosis institucional. Un día antes del encuentro decisivo, el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker -muy activo en todas las negociaciones previas pero ausente en la reunión definitiva por su falta de sintonía con Sarkozy, según algunas fuentes- convocó con la máxima urgencia una teleconferencia de los 16 ministros de Economía. El orden del día era el de siempre: Grecia, cuya situación se había agravado en la última semana tras la llamada reunión de los esquimales, que alude a la mantenida por los ministros de Finanzas del G-7 en Iqualit (Canadá) el 5 y 6 de febrero. De Canadá se salió sin un mensaje claro y eso alimentó los ataques sobre la deuda griega (y la portuguesa, y la española), y una fuerte pérdida de valor del euro. Pero de nuevo la teleconferencia se saldó sin resultados. El supuesto pacto francoalemán no era sino una especulación fundada.
con referencia a:
"El día que Europa rozó la catástrofe"
- El día que Europa rozó la catástrofe · ELPAÍS.com (ver en Google Sidewiki)

No hay comentarios

DEJA UN COMENTARIO