Lo primero es reconocer el escenario en el cual nos movemos: una guerra no convencional, una dirección chavista en su mayoría desconectad...