AsopeveAsturias

La odisea de los emigrantes españoles para poder ejercer su derecho a voto


Inscribirse en censo electoral varios meses antes de las elecciones, rogar el voto de forma presencial en un consulado, pagar el franqueo de envíos certificados que en ocasiones llegan hasta los 20 euros, y luchar contra la desinformación sobre plazos y procedimientos.
Estas son algunas de las principales barreras con las que se encuentran los españoles residentes en el exterior que tratan de ejercer su derecho a voto, “para que después de todo se queden por el camino la mitad de las papeletas, como ocurrió en las pasadas elecciones europeas”, lamenta María Almena, bioquímica residente en París que se ha visto obligada a irse de España debido a los recortes en investigación.

Tras la reforma de la ley electoral en 2011, que modificó sustancialmente las condiciones de ejercicio del derecho de sufragio de los españoles inscritos en el CERA (Censo Electoral de Residentes-Ausentes), el porcentaje de votantes ha descendido del 30 al 1,83%. En las últimas elecciones solo participaron 20.000 de los 1,7 millones de españoles que, según se calcula, residen fuera de España. Además de instaurar el voto rogado en todos los comicios, la reforma de la LOREG suprimió la posibilidad de que los electores del CERA pudiesen votar en las municipales.
En las últimas elecciones solo participaron 20.000 de los 1,7 millones de españoles que, según se calcula, residen fuera
“Lo peor es que si intentas votar pero se produce algún tipo de irregularidad ajeno a ti, como que no lleguen las papeletas a tiempo o se produzca alguna impugnación en la junta electoral, cuentas como abstención”, añade Almena, una joven de 33 años que trabaja en el parisino Instituto Pasteur y forma parte de la marea Granate, un movimiento transnacional formado por emigrantes españoles. Gonzalo Gómez, profesor de español en Montpellier, es uno de estos millares de afectados que, tras reclamar a la Junta Electoral Central, recibió un correo electrónico del Congreso de los Diputados comunicándole que sus papeletas se habían extraviado al enviárselas por correo.

Una inversión de tiempo y dinero que no garantiza nada

Como recuerda Gómez, el extravío de las papeletas fue el colmo del esperpento después de lidiar con numerosos problemas: “Cuando fui a rogar el voto me dijeron que no podía votar (en las pasadas elecciones europeas) porque, a pesar de llevar un año y pico inscrito en el CERA, el consulado español no se lo había comunicado a la oficina electoral de Murcia, de donde soy yo, por lo que aparecía inscrito en ambos sitios. Luego reclamé y recibí el correo del Congreso diciendo que se había perdido el rastro de las papeletas en París, lo que contradice la excusa del consulado”.

Respuesta pérdida de papeletas.Respuesta pérdida de papeletas.

El caso de este joven que emigró a Francia escapando de la precariedad laboral en la que se encontraba, no representa un suceso, ni mucho menos, aislado. A su pareja, cuenta, le pasó exactamente lo mismo y a otros españoles también residentes en Montpellier les llegaron las papeletas fuera de plazo, mientras que la Junta Electoral Central acumula cientos de reclamaciones por supuestas irregularidades con el voto exterior.

Un extremo que según desconfían los inmigrantes agrupados en la marea granate se debe a la inoperancia y desidia de los funcionarios consulares, pero también al “temor de los dos partidos mayoritarios a que la nueva generación de exiliados no les apoye en las urnas”. En opinión de María Almena, las numerosas trabas que sufren los emigrantes para ejercer su derecho a sufragio responden a medidas disuasorias” con una determinada intencionalidad política. La última novedad que han recibido en este sentido es que, para los que nos estén inscritos en el CERA, y deseen votar en las elecciones autonómicas del próximo mes de mayo, el plazo de registro se cierra el 30 de diciembre.

Después de la odisea, a cruzar los dedos
Para los que nos estén inscritos en el CERA, y deseen votar en las elecciones autonómicas del próximo mes de mayo, el plazo de registro se cierra el 30 de diciembre
Desde que comenzó la crisis se ha producido un aumento del 43% del censo, engrosado principalmente por jóvenes con estudios superiores expulsados del mercado laboral. Un incremento que ha sido proporcional al descenso de la participación, no solo por el endurecimiento de los requisitos y de la burocracia, sino también para evitar la retirada de la cobertura sanitaria en España. Como señalan desde estos colectivos, “muchos emigrantes eluden inscribirse porque tienen una situación precaria e inestable, no saben si tendrán que regresar en un breve periodo de tiempo, por lo que evitan inscribirse en el CERA para mantener su derecho a la asistencia sanitaria”.

Los emigrantes con trabajo estable y empeñados en ejercer el derecho de sufragio suelen pasar por una odisea que, como comenta Gómez, no les garantiza que finalmente puedan votar. En la mayoría de los consulados hay que rogar el voto de forma presencial (es una cuestión que no está regulada), lo que ya disuade a muchos españoles. En Francia, por ejemplo, solo hay una decena de consulados, por lo que en las últimas elecciones se llegaron a organizar viajes desde distintas ciudades para acudir a inscribirse compartiendo gastos.

Una vez superado este tedioso proceso, los solicitantes deben aún cruzar los dedos para que las papeletas les lleguen a tiempo para poder enviarlas de vuelta en un ajustado plazo de cuatro días. Asimismo, también es cuestión de suerte que no se produzca una impugnación en la junta electoral por parte de algún partido, lo que obligaría a revisar las papeletas con el consiguiente retraso en el envío, fuera de plazo en muchas ocasiones. Como ironiza Almena, “se trata de un voto robado, no rogado”.

Fuente: elConfidencial
Share on Google Plus

About Sergio Primiani Di Dionisio

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

DEJA UN COMENTARIO