Adiós al bipartidismo en España



En España, la escena política está cambiando, y el bipartidismo que, desde hace tiempo, reina en el país, está a punto de desaparecer. El partido emergente “Podemos”, liderado por Pablo Iglesias, sigue sumando intenciones de voto y, de celebrarse las elecciones generales hoy, obtendría la mayoría de los sufragios.

Los últimos sondeos al respecto ponen de manifiesto una notable reducción de la intención de votos con que cuenta el gobernante Partido Popular y el Partido Socialista Obrero Español ante esta agrupación de reciente creación.

Los resultados de una encuesta del diario español El País ha ayudado a dibujar la anatomía de un potencial vencedor electoral: “Podemos”, un grupo político que, hoy por hoy, se sitúa en la delantera con 27.7 % de la preferencia popular; es decir, 1,5 puntos porcentuales por delante del PSOE y 7 puntos respecto al Partido Popular. De esta forma, el partido emergente que encabeza Pablo Iglesias lidera las cifras de cara a los comicios generales.

Ante esa situación surgen ciertas preguntas: ¿A qué se debe el avance de 'Podemos'? ¿Este partido ha venido para quedarse o es pasajero? Este cambio en la escena política española, ¿qué consecuencias tendrá para el PP?

Crisis socioeconómica

El país europeo está inmerso en una crisis económica desde el año 2008. Los españoles, que culpaban a los socialistas (PSOE) por la situación, votaron en las elecciones de 2011 por el líder del PP, Mariano Rajoy, para presidente del Gobierno. No obstante, aún no habían pasado los primeros cien días de su llegada al poder cuando se desataron las protestas populares que llegaron a convertirse en un acto rutinario. El pueblo harto de los recortes en sectores como la educación y la salud comenzó a tomar las calles de casi todo el país para protestar por las medidas del sistema gobernante. A esto se debe sumar la creciente tasa de desempleo que pasó del mínimo histórico de 7,95 % de su población activa, durante la primavera de 2007, a un máximo, también histórico, en el primer trimestre de 2013, con un 27,16 % y un paro juvenil del 57,2 %.

Además de la crisis y las ineficaces medidas del PP de Rajoy, el pueblo se enfrentó a la respuesta dura de su gobierno; represiones violentas de las protestas, arrestos y la violación del derecho de reunión y expresión, factores todos que motivaron una crisis social, una creciente brecha entre la ciudadanía e incluso pusieron al pueblo contra la monarquía.

Por ese entonces, aún no se había fundado el partido “Podemos”, el PP y el PSOE seguían encabezando las encuestas. Sin embargo, poco a poco, con el nacimiento de “Podemos” en enero de 2014, las protestas y el malestar social, las dos principales fuerzas políticas empezaron a perder credibilidad; a lo que contribuyó en gran medida el surgimiento de nuevos motivos, como la corrupción generalizada en la administración liderada por el Partido Popular, y un PSOE que se había quedado sin iniciativas que mostrar a los indignados españoles que considera que el cruce de acusaciones entre estos dos grupos políticos no solo no mejora la situación del país, sino que la empeora.

Mientras el pueblo sigue sufriendo la crisis económica, en una situación en la que más de 523 mil familias hipotecadas se han visto despojadas de sus viviendas y condenadas al pago de una deuda infame, cada día salen a la luz nuevos informes de la corrupción del Gobierno español, como dijera el líder del PSOE, Pedro Sánchez, dirigiéndose a Rajoy: “Señor presidente, usted está asediado por la corrupción”.

Todos estos problemas y cuestiones a los que están sometidas las dos principales fuerzas políticas del país europeo han dado lugar a que, hoy, un partido emergente como “Podemos” pueda superar al PSOE, con más de 100 años de historia, y al PP, con más de 21 años.

“Podemos” y una nueva retórica

Según parece, los fundadores de ese partido han sabido aprovechar la oportunidad originada por la actual crisis en la sociedad española y el creciente malestar social, para agruparse bajo el lema “Convertir la indignación en cambio político”, algo que constituye la base fundamental del partido. Entonces, este movimiento debe tener una nueva retórica que atraiga el voto de la población, algo que se percibe en su manifiesto: “Podemos es una herramienta al servicio de la ciudadanía, que tiene como objetivo el protagonismo popular y recuperar el déficit democrático que estamos viviendo. Y así lo hemos demostrado, creando una estructura abierta, viva y cambiante, es decir, democrática y ciudadana donde todo el mundo pueda participar. Una nueva forma de hacer política es posible, ¡PODEMOS!”

Iglesias describió además la desastrosa imagen actual de España: “En España hay tanto miedo que la gente no se atreve a movilizarse, incluso cuando le meten la mano en el bolsillo. En mi país, la gente tiene miedo. A que le echen del trabajo, a que le desahucien, a no poder comprarle útiles escolares a sus hijos, miedo a no poder llevar al abuelo a un centro hospitalario. Decimos que es fundamental perder ese miedo y eso significa que puede haber un cambio social y político en este país, y pretendemos ser un instrumento para ese cambio”.

Estas palabras contribuyeron a que el partido no solo consiguiera superar a rivales políticos más pequeños activos en el país desde hace tiempo, como Izquierda Unida y UPyD, sino también a los dos principales. Una encuesta de Europa Press puso de relieve que Pablo Iglesias, quien también es presentador del programa Fort Apache de HispanTV, se ha posicionado como el líder español mejor valorado, por delante del socialista Pedro Sánchez.

Escena política deformada y retos para el PP

Este nuevo escenario político descrito por las encuestas resulta preocupante para la gobernabilidad del país, debido a la fragmentación del futuro Parlamento. El Partido Popular no estaría en condiciones de gobernar en solitario, no obstante, la alternativa de una alianza de todos los partidos de izquierda es inverosímil al día de hoy.

“Podemos”, nuevo rumbo en la política exterior de España

Parece que, una vez en el poder, el partido emergente cambiaría el enfoque de la política exterior española, girando más hacia países con tendencias izquierdistas y socialistas que a países como Estados Unidos y Europa, algo fácilmente perceptible en la gira de Iglesias por Latinoamérica, una región que, según él, tiene mucho interés para España y muchos puntos en común con su país. Además, calificó de valiosa la lucha de líderes latinoamericanos como Mujica en el campo de la libertad y contra la hegemonía y el imperialismo.

Si los pronósticos son acertados, Podemos podría llegar al poder en las elecciones generales, y con ello, los españoles tendrían la posibilidad de experimentar una nueva época: no sólo en términos de retórica, sino en acciones concretas en beneficio de todo el país. No obstante, el partido parece que no está listo aún para gobernar, ya que tendría un largo y complicado camino por recorrer, además de que debe actuar de forma tal que su primera experiencia en el poder no sea la última.

Hispantv

Comentarios